domingo, 19 de octubre de 2008

Fin de semana con Eros

Siempre he visto televisión en la sala, me es más cómodo verla desde el sofá, pero este fin de semana moví el televisor a mi habitación. Necesitaba esa intimidad para ver...
EROS
Los maestros Wong Kar Wai, Steven Soderbergh y Michelangelo Antonioni, se juntaron en 2004 para crear una película conformada por tres mediometrajes sobre la sensualidad, el erotismo, el amor y la soledad. Mientras Kar Wai explora la relación de toda una vida entre una cortesana y su sastre (el amor posible), Soderbergh experimenta con Robert Downey Jr. como un paciente de psicoanálisis que tiene un sueño repetitivo con una mujer que resulta ser su esposa y que siempre lo abandona (el amor ido). En tanto Antonioni muestra a una pareja conflictuada por sus propios vacíos, el hartazgo y la infidelidad (la lucha por la permanencia del amor), en un entorno bellísimo en el que nadie querría pelearse.
La historia que más me atrapó fue la de Kar Wai. En "The Hand", un aprendiz de sastre conoce a una prostituta que no puede dejar de tener amantes para mantener su ostentosa vida. Es la mujer que siempre amará aunque ella no pueda corresponderle. En el primer encuentro le ordena que se desnude y lo toca para que pueda coser siempre para ella los más hermosos vestidos ("cada vez que cosas para mí recordarás esta sensación"). Él no necesitará tomarle nunca más las medidas. Cuando ella se enferma, de todos los hombres de su vida, él es el único que permanece. La dirección de arte, como en todas las películas de Kar Wai, es impecable.


MALIZIA
Salvatore Samperi dirigió en 1973 esta divertida y sensual comedia sobre un viudo, sus tres hijos hombres y una "serva" que llega a su casa de Catania para ayudarlos con las tareas domésticas. El padre y los dos hijos mayores (uno de veinte y otro quinceañero) se enamoran de la irresistible Laura Antonelli que limpia, barre, plancha y cocina como los dioses sin darse cuenta del lío que está armando. Hasta que... hasta que el padre le ofrece matrimonio y el chico de quince comienza a acosarla de una manera tan humillante y a la vez tan ardorosa que ella no puede menos que ceder (la conquistó dejándole una rosa todos los días en el bolsillo del mandil). La esposa muerta mantiene su "lugar" en la casa. La abuela considera a la flamante novia una "putana". El cura del pueblo no quiere realizar la boda.
Conversando ahora con mi papá en el almuerzo le conté que había visto esta película. En segundos se acordó de ella, me dijo que la había visto con mi mamá en el cine ("mucho antes de que tú nacieras, hijita"), y me confesó que se había enamorado locamente de la Antonelli. Mi mamá seguía masticando su pescado y finalmente dijo: a mí esa mujer me parecía una completa putana.

1 comentario:

ASTROS dijo...

Putana o no putana. La Antonelli fue una de las mujeres más sensuales de su época. yo vi sus películas un poco mayocirto y babea con ella, sale esplendorosa en el Inocente.