domingo, 31 de agosto de 2008

Bienvenido a bordo


Los aviones cambian de ruta por alguna falla técnica. A bordo nadie reclama; más bien aplauden, celebran con miradas cargadas de entendimiento y complicidad, en el idioma universal del alivio. Cuando todo nos falla… ¿a dónde podemos irnos en picada (sin que nadie se queje)?

1 comentario:

Carolina dijo...

Y los desperfectos en aviación jamas vienen de uno -creo-....es lo primero que se me vino a la mente al leerlo.

btw, morí de risa -un poco bastante- con el escrito sobre tu madre y el viaje a Miami (dedomedio), en ciertas partes pensé que era mi historia. (:


Carolina