miércoles, 17 de octubre de 2007

Los tristes creadores


Siempre me he preguntado si existe una relación natural y evidente entre melancolía y creatividad. Redescubro a diario que mis amigos más creativos y originales y apasionados son al mismo tiempo los más desolados. No sé si porque escriben o cantan o pintan desde sí mismos y allí adentro hay un gran vacío. ¿Pueden las pasiones elevar el alma a mayores cosas? ¿Puede el placer de la creación ser superior al dolor?
Ah, o será que no somos otra cosa que nuestro proyecto y sólo existimos en la medida que lo realizamos, como decía Sartre.

Creo que la única salida que tenemos todos -hagamos lo que hagamos; enfrentemos los procesos como podamos- es intentar llegar adonde queremos ir. Es la única manera de crear con libertad. Porque en la lucha contra la realidad sólo tenemos un arma: la imaginación.

1 comentario:

Miguel G. Madariaga dijo...

No creo que exista relacion entre la melancolia y la creatividad. Al contrario es el rechazo a la melancolia lo que genera obras brillantes. Algunos ejemplos que se me vienen a la mente:
Tolstoi se deprimio SOLO después de escribir Anna Karenina y renuncio luego a decir mas. Dostoievski escribio sus mejores obras SOLO después de salir de la depresion al casarse con su secretaria.
A nivel mas local cuando Francisco Garcia Calderon y Mercedes Cabello se pusieron melancolicos, su destino fue el manicomio. Ya no mas creación literaria.
En lo que dices después concuerdo:
Probablemente sea verdad que no somos mas que lo que hacemos, pero para lograr ser lo que somos, necesitamos de nuestros sueños.
Me gusto tu blog
saludos